144 DÍAS PARA CAMBIAR UNA CONDUCTA

144 DÍAS PARA CAMBIAR UNA CONDUCTA

LAS TRES FORMAS EN QUE LA INFORMACIÓN PASA A LA MEMORIA. 

 

Para poder hacer cambios y que estos cambios sean permanentes, lo primero que tenemos que lograr es entender cómo el cerebro crea memoria, los conceptos básicos para así a su vez comprender el aprendizaje y el cambio, así como la memoria traumática. Además de explicar por que la repetición y la práctica son tan importantes.

La información llega a través de nuestros sentidos: oídos, ojos, piel, nariz o papilas gustativas. Y esta información se enruta a través del camino lento o el camino rápido hacia la corteza del hipocampo (nuestro centro de almacenamiento de memoria). Y una vez que llega la información, se necesita codificar, es decir, que debe ser “escrito” en un lenguaje que el cerebro entiende, para que pueda ser almacenado y recordado.

Distinción entre la memoria a corto plazo y la memoria a largo plazo: a corto plazo o lo que también se denomina memoria “de trabajo” es el área de espera donde la información permanece cuando llega por primera vez – alguien nos dice su número de teléfono y lo repetimos guardándolo en memoria de trabajo. La memoria a corto plazo dura unos minutos. Cuando la memoria a corto plazo hace el cambio a la memoria a largo plazo, la memoria a largo plazo puede durar días, semanas, años o para siempre. ¿Cómo se mueve la información de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo?

Solo hay tres formas en que la información puede pasar de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo: urgencia, repetición o asociación.

 

La URGENCIA, al liberar hormonas del estrés, provoca la producción de químicos que fortalecen la sinapsis. Determina cómo y dónde el cerebro codifica la información en memoria a largo plazo.

Puede crear una memoria duradera: se necesita una sola exposición a una amenaza para que la amígdala retenga esa memoria durante toda una vida. Sin embargo, la codificación y la capacidad de recuperar la memoria puede ser más problemático y no estar bajo control consciente, de modo que la información se almacene con un marcador emocional.

Puede pasar donde se tuvo un accidente automovilístico o en los negocios, cuando hubo alguna circunstancia de urgencia ante un problema aparentemente sin salida experimentar ansiedad, incluso si no se tiene un recuerdo consciente del evento.

En ventas, para crear la “urgencia” tiene que haber un doble compromiso: la voluntad por incorporar o mejorar alguna habilidad concreta y, el compromiso de iniciarlo y finalizarlo en una fecha determinada.  Las preguntas clave que crean tal urgencia al vendedor podrían ser: ¿Cuál es el beneficio real de conseguir el nuevo hábito? ¿qué pierdes realmente si no lo consigues? ¿Vale la pena intentarlo con todos los esfuerzos posibles? ¿Cómo cambiaría tu vida profesional al incorporar este nuevo hábito? ¿Cuál es el precio a pagar no tener esta habilidad? La respuesta determinará “la urgencia”.

 

La REPETICIÓN es la herramienta de aprendizaje más familiar: todos han memorizado hechos o palabras de vocabulario al repetirlos, y algunos vendedores han mejorado su argumentación después de la repetición de nuevo vocabulario o una nueva estructura lingüística, los deportistas cuando entrenan el mismo ejercicio, movimiento muscular, a través de la práctica. La repetición crea memoria a largo plazo al provocar o representar fuertes interacciones químicas en la sinapsis de su neurona (donde las neuronas se conectan con otras neuronas). La repetición crea el aprendizaje más fuerte, y la mayoría del aprendizaje. También es la razón por la cual es tan difícil hacer que el comportamiento cambie, porque el nuevo comportamiento debe repetirse por tanto tiempo. Un hábito no se elimina, se sustituye por otro hábito porque todo esta almacenado en la memoria.

 

La ASOCIACIÓN es la capacidad para que una pieza de información nueva se conecte con una conexión neuronal existente. Por ejemplo, al leer una lista de diez números en voz alta con el objetivo de repetirlos, encontrará que es una tarea difícil. Pero si esos números también fueran su número de teléfono, entonces la tarea sería fácil, y si se le preguntara un año después cuáles eran los números, todavía podría recordarlos porque ya eran parte de un número anterior conexión neuronal.

En el mundo de la comunicación con impacto, el método de la asociación por conceptos y la visualización a través de animaciones o conceptos que resultan familiares provocan un mecanismo químico en nuestro cerebro para que lo recuerde rápidamente.

Por ejemplo, si estructuro mi discurso en 3 áreas: primero, conceptualizo la línea de producción (visualizo la imagen de una máquina); segundo, el coste por producto (visualizo la imagen de un monedero); y finalmente deseo hablar de la motivación de los equipos (busco conceptos similares y me imagino un estadio de fútbol repleto de aficionados gritando “gooooool” y abrazándose de alegría).

 

La estimulación por urgencia, repetición o asociación afectan el nivel de sinapsis de formas similares para la memoria a largo plazo; realmente se crearán nuevas proteínas dentro de las neuronas: a nivel de la sinapsis se crea una proteína auto-perpetuante que mantiene la conexión entre las neuronas. Esta proteína es de larga duración, y se fortalece con la repetición. Además, también se crea un nuevo crecimiento terminal sináptico para aumentar la conexión; agrega otra rama en su árbol para fortalecer y aumentar la red. Entonces, la repetición realmente aumenta la red neuronal del cerebro, por lo que, es la única opción real para aprender, desaprender y volver a aprender, y, sin embargo, como adultos, a menudo creemos que podemos y debemos aprender todo rápido. Estamos diseñados para aprender a través de la práctica.

Dependiendo de la complejidad de la actividad, algunos experimentos citan: cuatro meses y medio, 144 días o incluso tres meses 15 para un nuevo mapa cerebral, igual en complejidad a uno viejo, para crearse en la corteza motora. Otros experimentos han mostrado cambios después de solo una hora de práctica de una tarea simple, por ejemplo, escribir una secuencia memorizada de letras.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *