¿POR QUÉ UN CEO NO SUFRE ESTRÉS?”

¿POR QUÉ UN CEO NO SUFRE ESTRÉS?”

LOS LÍDERES TIENEN MÁS BAJA LA HORMONA DEL ESTRÉS CORTISOL.

 

A medida que los líderes ascienden a posiciones más poderosas en sus grupos, se enfrentan a demandas cada vez mayores. Como resultado, existe una percepción común de que los líderes tienen niveles de estrés más altos que los subordinados.

Sin embargo, si los líderes también experimentan un mayor sentido del control, un factor psicológico conocido por tener poderosos efectos de amortiguador del estrés, el liderazgo debe estar asociado con niveles de estrés reducidos.

Estudios recientes sugieren que las personas en posiciones de liderazgo experimentan menos estrés que sus subordinados. Uno de ellos fue escrito por un grupo de siete académicos de Harvard, Stanford y la Universidad de California en San Diego que trabajan en los campos de psicología, negocios y políticas públicas.

Para determinar los niveles de estrés, los investigadores midieron los niveles de cortisol salival, una hormona del estrés, en los sujetos del estudio. Aquellos en posiciones de liderazgo tenían niveles de cortisol que eran un 27% más bajo que los no líderes.

Encontraron que las personas con control de trabajo intermedio o bajo tenían más de dos veces la incidencia de enfermedad coronaria comparadas con  personas con alto control del trabajo; que los gerentes de apoyo y las redes sociales tenían un efecto positivo y que la combinación de alto esfuerzo y recompensa baja aumentaba el riesgo de enfermedad del corazón.

El bajo nivel de cortisol no es perjudicial, pero los niveles altos, específicamente si se sostienen por tiempo prolongado, son perjudiciales para el sistema inmunológico y pueden destruir neuronas: las del hipocampo (relacionadas con la memoria) parecen especialmente vulnerables. El estrés crónico puede de hecho, ser un factor significativo en los niveles más altos de la enfermedad cardiaca.

Otros estudios han concluido que los líderes tienen niveles más bajos de cortisol (la hormona que el cuerpo produce en respuesta al estrés) que aquellos en posición de subordinado, porque el liderazgo brinda un mayor sentido de control y esto protege contra el estrés, dicen los investigadores.

“Pero ciertamente es posible que las personas que tienden a ser menos reactivas al estrés o aquellas que desarrollan grandes habilidades de manejo del estrés son seleccionadas en roles de liderazgo por otros”.

También los estudios recientes nos demuestran que una buena vida social, con los amigos y la familia, pueden ser un amortiguador dominante contra el estrés, además de aumentar no sólo nuestra sensación del bienestar y de la felicidad, sino también la longevidad y salud.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *