CREER

CREER

En una sesión de Coaching Ejecutivo le pregunté a una cochee (empresario):”Si un día me vieras barriendo en la avenida de Cortes Valencianas con los Servicios de Limpieza municipales, ¿qué pensarías?

El coachee me contesto: “Pues…sinceramente yo pensaría: mira esta chica, lo que prometía y mira donde ha llegado. Con todos mis respetos, quizás no te saludaría”

Uno/a puede estar de manera temporal por circunstancias económicas, laborales, etc. en puestos de trabajo o en empresas que no cumplen sus expectativas. También puede suceder que estés en la empresa y puesto laboral que quieres pero sin sentirte realizado. Ser emprendedor, gerente, directivo, jefe, ejecutivo, comercial, etc. es una tarea interior y  no circunstancial.

Uno tiene que CREER en si mismo, CREER en que mejorará lo que necesita para alcanzar el futuro que desea, CREER en que uno es capaz de lograr grandes cosas y CREER en que actuar cada día te ayuda a conseguirlas.

Créeme, si yo estuviera barriendo la calle con mis compañeros, sería simplemente circunstancial porque cada vez que moviera la escoba, estaría pensando qué pasos y acciones debiera seguir en los próximos meses para llegar a mis metas.

No tengamos miedo al futuro, tengamos expectativas que cumplir.

5 Comentarios
  1. Hola Laura, me parece una excelente reflexión sobre creer en nuestros sueños. Comparto vuestra opinión que las posiciones que desempeñamos son circunstanciales cuando vamos en pos de nuestros mas caros sueños. Gracias por tus aportes al desarrollo profesional y personal de quienes seguimos tu blog.

    Atentamente,
    Johnny Enrique Del Valle G.
    Guayaquil-Ecuador

  2. A mi mientras te guste barrer no me parecería mal.

    A mi me daría más depresión ver a un gran amigo metido a Ministro de obras públicas corrupto, o a Director de marketing cocainómano y violento, que a barrendero mientras haga bien su trabajo y sea honesto.

    Yo desde luego si que te saludaría.

    Con todos mis respetos, probablemente no me gustaría tener que saludar al alumno que ha comentado aquello de que quizá no te saludaría. Ese si que me parece que ha caido bajo.

    Dicho todo esto,
    me parece interesante el mensaje del texto.

    Saludos cordiales,

  3. Estoy de acuerdo con Henry, yo jamás dejaría de saludarte porque barrieras calles. Iba a saber que vales un montón y que estas realizando ese trabajo porque quieres, de manera transitoria,que hayas decidido tener una experiencia, etc… hay cien mil razones.. Interiormente pensaría que te podrías comer el mundo con solo mover un dedo y me gustaría que durara poco para que pudieras seguir compartiendo sabiduría, ya que todas las personas no la saben transmitir.

    Las personas valen por lo que son, como actuan y como sienten y sobre todo como empatizan con los demás en todas sus circunstancias… ni mucho menos solo por el cargo que desempeñe.

    Un saludo.

  4. Interesantes las opiniones expresadas. En lo particular rescato el título del comentario, CREER. Creer que una persona es digna del saludo de los demás solo porque ha alcanzado el “exito profesional” porque esta es la prueba de haber aprovechado todo su potencial es un gran absurdo, por no llamarlo distino. No soy experto en el tema, pero estoy seguro de que eso no es el fondo del lo que el coaching busca.

    Conozco personas talentosas que han decidido dar un paso al costado en lo económico para adentrarse de manera valiente y entusiasta hacia retos igualmente complejos, como el de ser un buen padre, guía espiritual, maestro, etc. Todos merecen algo mas que un saludo, probablemente incluso una felicitación porque han avanzado en aquello que CREEN que es correcto.

    En cierta medida, todo lo expresado tal vez si guarda una estrecha relación con el CREER. Hay que creer en nosotros mismos, en lo que aprendemos en este corto espacio de tiempo que denominamos vida y que nuestro legado permitirá que las cosas sean o estén mejor que cuando estuvimos caminando en esta hermosa tierra, sea criando un hijo, a lo mejor esforzándonos limpiando algunas calles o tal vez haciendo que los demás crean en sus propios sueños.

    Un cordial saludo desde el Perú

    Rune

  5. Creer es una actitud, creer en mí mismo y creer en los demás.
    La persona que barre, la persona que lucha con una enfermedad, la cariñosa con todo el mundo, la directiva protegida en su despacho,… todas!, todas!. ¿Cuántas cosas no saben y creen saber?, ¿Cuántas cosas saben que no sabemos?
    Cuando las circunstancias nos llevan a situaciones críticas aprendemos, y nos hacemos humildes, y nos hacemos valientes, y clarificamos objetivos, y somos más fuertes.
    Nunca me ha gustado hacer juicios, a veces detrás de situaciones modestas hay tesoros y sueños, a veces detrás de situaciones de éxito hay solo ego e ignorancia. Pues me acerco y escucho,… tras el baile de disfraces todo el mundo durmió desnudo, y muchos llevan disfraces cambiados.
    Las circunstancias condicionan pero el espíritu grande está vivo, luchando, creciendo, soñando. Yo he descubierto muchos en harapos, que me han regalado lecciones.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *