Háblate con más pasión y verás qué cambio

Háblate con más pasión y verás qué cambio

Cuando mentalmente te fijas un objetivo personal o profesional, como por ejemplo: “Quiero optimizar mi cartera de clientes”

¿Has pensado alguna vez si la manera de “expresar” o “pensar”  tus objetivos influye en su logro?

“Quiero optimizar mi cartera de clientes” no motiva a nadie. Tienes que emplear “palabras” o “expresiones” que active la amígdala de tu cerebro, que es la responsable de gestionar e impulsar las emociones a todo tu cuerpo. Quiero perder peso tampoco motiva a nadie.

Para que te sientas MOTIVADO para cualquier actividad, es importante que te lo digas de una manera APASIONADA, ATRACTIVA, CREATIVA… Por ejemplo:

“Quiero perder peso para estar más guapo/a,  quiero estar más sexi, quiero sentirme bien, etc.” En ventas por ejemplo, “Quiero ganar 50.000 euros más en 2013, comprar un coche, pagar la hipoteca, regalar un fin de semana a mi pareja, pagar a mi hijo un curso en el extranjero para que perfeccione el ingles, o quiero ser un referente en ventas, líder, subir de posición en la empresa, etc.”

De esta manera, aunque estés cansado y estresado, te divertirás. Desarrolla mensajes con pasión y fuerza creando una visión clara y atractiva de lo que quieres. Cada mañana, esas frases que has creado en ti tienen que ser tan atractivas que te motiva a salir como un cohete de casa.

Una vez te motives centrándote en el resultado que quieres conseguir es cuando necesitas responderte al ¿CÓMO LO VOY A CONSEGUIR?

Para ser un referente en ventas lo voy a conseguir segmentando a mis clientes por orden de facturación, por número de pedidos, por la estacionalidad, etc. Una vez los tenga segmentados, voy a pensar qué producto o servicio les puede encajar mejor por segmento, y después mediré el tiempo aproximado por visita, y así planificaré mi tiempo y agenda por días, meses…

Quiero abrir una puerta pero no tengo la llave correcta, evidentemente nunca seré capaz de abrirla. Busca todo aquello que necesites para conseguirlo, y si no lo tienes, pídelo o apréndelo. Pregúntalo a quién sepa hacerlo mejor que tú, no te pares a pensar “el qué dirán”. Actúa. Para conseguir lo que deseas tienes que tener el entusiasmo pero también las herramientas para hacerlo y no cualquier herramienta, sino la MEJOR.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *