¿He hecho todo lo que tenía que hacer?

¿He hecho todo lo que tenía que hacer?

No hay nada mejor que tener la satisfacción de que por ti que no quede. En situaciones desagradables a nivel familiar, profesional o personal, la pregunta que uno se hace es: ¿Ha quedado algo que yo podría haber hecho?, llamar a alguien, ir a algún sitio, hacer algo …

¿He hecho todo lo que estaba en mi mano para solucionar esta situación?

¿Queda algo por hacer?

Pregúntate internamente si puedes irte tranquilo a dormir pensando que no hay nada en el mundo que puedas hacer para cambiar la situación, y si queda un mínimo resquicio, la milésima parte de una posibilidad, … no lo dudes, hazlo.

¿Por qué solucionar algo, por qué no quejarse?

La queja es una decisión propia, generada cuando decides esperar a que algo o alguien cambie las cosas.

Te sugestionas con tus propias explicaciones e intentas convencerte de que otro tiene esa obligación, de que la situación es insostenible, de que… Hay miles de razones para convencerse a uno mismo de que no puede hacer nada.

Si hay algo que puedas hacer, decir, pensar…, hazlo, dilo, piénsalo. No hay nada mejor que irse a dormir con el sentimiento y la convicción de que “he hecho todo lo que estaba en mi mano para solucionarlo”.

Y cuando uno esta a punto de irse de este mundo, seguir pensando “hice siempre todo lo que podía hacer, por mi no ha quedado” es una maravillosa sensación de satisfacción con uno mismo.

Haz todo lo que tengas que hacer, comprométete con la solución y no te quejes del problema.

Ve a dormir satisfecho contigo mismo, con lo que haces y con lo que eres.

5 Comentarios
  1. Tu web está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    Espero tu respuesta a munekitacate@gmail.com
    saludos
    Catherine

    1. Gracias Catherine,
      El email de contacto que te puede servir para este fin es el : administración@ede.com.es

      Agradezco tu comentario,
      Un saludo
      Laura

  2. Para saber si queda algo por hacer, necesitas saber a lo que tienes.
    Si te falta algo, hay que pensar si realmente lo necesitas.
    Si lo que te falta es un hijo, un compañero/una compañera, una esperanza…. nunca podrás dormirte satisfecha/o.
    Si lo que no tienes no te falta, has hecho todo lo que tenias que hacer.

    Ciao.

  3. ¡¡¡ cuanta razón tienes ¡¡¡, no obstante la prudencia es una virtud, en mi caso me ha costado el puesto de trabajo por decir lo que pensaba, en ocasiones un cambio en la cúpula directiva supone que a los antiguos empleados los vean mas como competidores que como compañeros o subordinados, en estos tiempos hay que ser muy prudente.

  4. Hola.

    Me gusta mucho la idea de “no te quejes, hazlo”. El problema es que hacer las cosas que otro tendría que hacer puede provocar su enfado o su envidia. En esas situaciones, estás atrapado: si te quejas, sabes que se puede hacer algo más; si lo haces, tienes mal rollo por dejar en evidencia a otra persona…

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *