¿A QUÉ HUELE TU OFICINA? Y... ¿TU NEGOCIO?

¿A QUÉ HUELE TU OFICINA? Y... ¿TU NEGOCIO?

“LO QUE LA NARIZ PERCIBE NUNCA LO OLVIDAMOS”

El sentido del olfato nos permite percibir y distinguir los olores, el cual reside en la nariz. Con mayor precisión, en una membrana amarillenta en donde se encuentran los receptores olfativos, rica en terminaciones nerviosas, que reaccionan ante los vapores que se desprenden de diversas sustancias y transmiten estas sensaciones al cerebro, el cual es el que realmente se encarga de procesar la información de estos olores.

Los receptores del olor son sensibles a siete tipos de olores primarios, sin embargo somos capaces de distinguir alrededor de 10.000 combinaciones distintas de estos olores primarios y, de recordar el 70% de lo que olemos. Más asombroso aún, es que esta capacidad olfativa está relacionada directamente con nuestras emociones; no olemos sólo para saber si algo nos agrada o no, si estamos frente a una sustancia peligrosa o algo en descomposición. Al oler un aroma se produce una asociación de pensamientos en nuestro cerebro. El olfato nos hacer recordar situaciones, lugares, emociones o personas. En nuestra mente, el olor es registrado como una emoción relacionada con la situación en la que, por primera vez, percibimos dicho olor.

EL SENTIDO DEL OLFATO ES UN MECANISMO QUE NOS AYUDA A PASAR DE LO SENSORIAL A LO EXPERIMENTAL

La mayor parte de las decisiones que toman los consumidores son emocionales: “El consumidor toma cerca de un 85% de sus decisiones de compra en forma subconsciente y emocional, y luego busca los argumentos racionales para justificar su decisión”.

El cerebro usa atajos en sus hábitos de compra que no son conscientes, tienen más que ver con la experiencia.

¿CÓMO UTILIZA EL MARKETING Y LA VENTA LOS SENTIDOS HUMANOS?

Los consumidores cuentan cada vez con más fuentes de información para planear sus compras. Sin embargo, si bien la razón los guía en sus hábitos de consumo, el componente emocional y de impulso sigue siendo un poderoso factor en sus elecciones de compra.  El artículo How Customers Think nos dice que estas decisiones se toman en 2.5 segundos y de manera inconsciente.

El neuromarketing utiliza los conocimientos, herramientas y técnicas de la neurociencia para aplicarlas al marketing y obtener respuestas no conscientes del consumidor. Estimulando a través de los cinco sentidos, se logra influenciar el comportamiento del consumidor, disparando así la necesidad de consumir cierto producto. También el comportamiento de tu cliente en tu despacho le hace estar más receptivo a la negociación o no.

ESTE NEGOCIO “ME HUELE BIEN”

Ahora que sabemos del poder del sentido del olfato, no es de extrañarse que más del 30% de las compañías más grandes a nivel mundial, utilicen el “marketing olfativo” para llegar a sus consumidores.

La revista “Emprendices” nos regala una imagen que explica de manera gráfica el gran impacto de esta técnica mercadológica, que vale la pena compartir:

Vender a través del olfato

EL OLOR ES CAPAZ DE INFLUIR EN LA DECISIÓN DE COMPRA DE UN CLIENTE

Para vender con utilizando los sentidos del consumidor o cliente que llega a tu oficina, el marketing ha encontrado la manera de hacerse un espacio en la mente del consumidor a través de aromas depositados en el ambiente, acompañados de otros factores como la luz y música.

Empresas especializadas realizan investigaciones profundas, para desarrollar el aroma propio para cada negocio o producto; este olor será como el logotipo de la marca.

NO SE TRATA DE LOGRAR SÓLO UN BUEN OLOR, SINO UN OLOR CON UN SENTIDO Y UNA LÓGICA QUE REFUERCE LA IDENTIDAD DE LA MARCA

Los diseñadores olfativos, encargados de crear un odotipo, llevan a cabo el paso principal el de IDENTIFICAR CUALES SON LOS VALORES DE MARCA QUE SE DESEAN TRANSMITIR A TRAVÉS DEL OLOR: para lograr esto se revisa el posicionamiento estratégico de marca y, se hace una investigación cualitativa con los clientes.

En esta parte del proceso el diseñador olfativo debe tener en cuenta lo siguiente:

  • Puntos de venta o ubicación de la oficina: cantidad, ubicación, metros y colores corporativos.
  • Producto/ servicio: descripción, nombre, envase y textura del producto o descripción del servicio, logotipo, isotipo, slogan, etc.
  • Hábitos de consumo: frecuencia y motivaciones
  • Perfil del consumidor: edad, sexo, nivel socioeconómico, profesión, educación.
  • Perfil del cliente: Industria, distribuidores, servicios, etc.
  • Mercado: fortalezas, posicionamiento actual y deseado.

 

Esta imagen nos muestra la aplicación de los aromas más apropiados, según el sector:

LOS SISTEMAS DE LA VENTA
Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *