LA CORAZA DEL DIRECTIVO

La coraza es la protección que algunos directivos se suelen colocar para que supuestamente otros no descubran dónde están las emociones, debilidades o bien miedos al fracaso profesional, al déficit de liderar un equipo o nuestras inseguridades en la toma de decisiones.

Pero, ¿Cómo se manifiesta la coraza?

La coraza se manifiesta cuando olvidamos que somos personas y que también nos equivocamos. Cuando tenemos una gran necesidad de control buscando continuamente la perfección de las personas y cosas. Cuando imponemos nuestro criterio dando miles de argumentos sin escuchar a los demás (y no me refiero a oír).

Lo que no sabe el directivo es que la coraza transmite inseguridad, falta de autocontrol y pone en cuestión su competencia para dirigir personas, delimitando su poder de negociación y creatividad, poniendo trabas al trabajo en equipo, coartando la asunción de riesgos, etc.

La pregunta es: Si ya tengo un patrón de conducta memorizada y actúo de la misma manera siempre…¿Realmente puedo cambiar?
La respuesta es SÍ que puedes cambiar. De hecho, la gestión de la coraza suele ser uno de los aspectos que más trabajo con los directivos en mis sesiones de Coaching.

Para empezar a suprimir la coraza
De la misma manera que has generado un patrón memorizada de conducta provocando la creación de tu coraza, debes superponer un nuevo patrón de pensamientos que te ayudarán a reconvertir las antiguas conductas en otras más sólidas. Así podrás superar por fin esa coraza que te limita.

Cuando notes que la coraza se empieza a manifestar, te ayudará a minimizarla recordando algunos de estos conceptos:
– Mis debilidades me ayudan a reconocer que la perfección no existe ni para mí ni para los demás.
– No todos los días se meten goles… y el error me ayuda a mejorar continuamente, a ser más accesible y a respetar a los demás.
– El control es una mera ilusión. Es imposible tener bajo control el 100%. Sólo a través de la confianza debo sembrar el compromiso de los demás.

  • Menos sentimiento de culpa de las cosas que no te salen bien. Más orgullo y auto-reconocimiento de las cosas que consigo.
  • “Más escucha a los demás”. La Información es igual a PODER.
  • “No necesito la coraza ”Tengo plena confianza de lo que soy, de mis capacidades, debilidades, potencial y conocimiento para conseguir respeto, confianza, trabajo en equipo, liderazgo y todo aquello que me propongo.
Un comentario
  1. Cómo me alegro de trabajar y aprender contigo, eres excelente, eres la mejor!!!!

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *