LOS DOS EXTREMOS DE TU EGO

LOS DOS EXTREMOS DE TU EGO

La utilidad del ego cuando está a tu disposición.

 

Como bien comparte Caroline McHugh, el arquetipo de la sociedad surge alrededor de la edad de cinco, seis, siete u ocho años; porque ese es el nacimiento de la conciencia. Y a partir de ahí te vuelves más tímido y, por defecto, menos bueno para ser tú mismo.

El otro lugar en el que eres fantástico para ser tú mismo es cuando estás arrugado. Llegas a esa etapa de tu vida en la que te das cuenta de que hay más veranos detrás de ti que frente a ti, y todo se intensifica. Te vuelves más honesto; te vuelves menos comprometedor, lo que están haciendo es ser auténtico.

Entonces es como un efecto de reloj de arena. Cuando eres joven eres genial para ser tú mismo; cuando eres viejo eres genial para ser tú mismo; pero el bit en el medio es a veces el más problemático. Ese es el punto donde tienes que socializar; tienes que acomodar; tienes que adaptarte.

 

Si tienes un complejo de superioridad, crees que eres la persona más importante de la sala. Si tienes un complejo de inferioridad, sufres de una autoestima demasiado modesta. Ahora estos son signos de un ego frágil. Uno de ellos trata de delirios de grandeza, y el otro de delirios de insignificancia.

La palabra “interioridad” describe una disposición particular, y hay dos razones por las que podría ser útil para ti. Número uno, es completamente no-comparativa. Si tienes un complejo de superioridad o un complejo de inferioridad necesitas a otras personas alrededor.

Para un complejo de superioridad se necesita que otras personas sean más pequeñas. Para un complejo de inferioridad necesita sufrir del síndrome del “yo-voy-ser-encontrado-afuera”, así que necesitas de alguien para encontrarlo.

La interioridad es enteramente no-referencial, por lo que, para operar desde esta posición de interioridad, es como un punto de vista perceptivo. Es una sensibilidad. Es una orientación. Y es el único lugar en tu vida en donde no tienes competencia.

Existen dos extremos de tu ego, y uno de ellos es acerca de la auto-felicitación, y el otro es sobre el auto-castigo. Lo que se resume en lo que otros piensan de ti, lo que te gustaría que pensaran de ti, y lo que piensas de ti. Tienes buenos y malos días ¿verdad? Hay días en que te despiertas y piensas que eres fabulosa (auto-felicitación).  Y otros días te despiertas y ni siquiera puedes decir tu nombre (auto-castigo). Incluso tu celular se siente demasiado pesado.

Tu vida entera desde el nacimiento hasta ahora ha estado sobre la construcción de una relación estable con tu ego. Necesitas un ego para vivir en un mundo occidental y capitalista.

El verdadero desafío es tomar el ego de su posición dominante y tirar de él, de modo que esté a tu servicio. Ahí es cuando se convierte en útil, y para hacer eso se debe encontrar el punto de calma justo en medio de esos dos extremos, lo que llamamos equilibrio y nos da una entera confianza.

 

La oportunidad de vivir desde la interioridad, vivir desde dentro de ti hacia afuera.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *