Premiar la intención

Premiar la intención

En un partido de béisbol, todos estaban en el campo mirando como el chico intentaba golpear la bola sin éxito. La gente decía: muy bien, muy bien chico, inténtalo otra vez, muy bien…! Uno de los visitantes le comenta a una amiga del lugar:

Oye, ufff, no hay manera que el chico lance la pelota y sin embargo están todos motivándole sabiendo que no lo está consiguiendo. … En mi tierra ya le hubiéramos silbado a más no poder!

Su amiga le dijo:

Aquí premiamos la intención. La intención por hacer las cosas. ¿Sabes cuántas veces se cae un niño antes de aprender a caminar?

VISITANTE: No lo sé.

AMIGA: Unas 2000 veces. Nadie duda de que acabarán lográndolo. Cada caída del bebé le permite controlar mejor su cuerpo y su entorno. ¿Tu has visto alguna vez a alguien que le silba al bebé por caerse?

VISITANTE: No.

AMIGA: ¿y por qué lo hacemos con los adultos? ¿Cuál es el objetivo a lograr?

Cuando diriges un equipo, el premiar la intención de hacer las cosas es lo que ayuda a liberar los juicios limitantes sobre lo que son o no capaces de hacer, abriendo así un mundo de posibilidades.

 

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *