¡TÚ SÍ QUE VALES!

¡TÚ SÍ QUE VALES!

Si hacemos un símil entre un vendedor y un atleta:

——–

7:30h de la mañana, momentos de concentración en el vestuario, últimos retoques y revisión de lo que se necesita.

8:00h Los atletas salen a la pista y se sitúan en la línea de partida esperando el disparo de salida…y…¡Puuump!

La primera vuelta, se hace fácil. Todos están concentrados, saben cuál es su meta y se le encuentra el sentido a lo que se está haciendo.

La segunda vuelta, empieza hacerse cuesta arriba. Algunos empiezan a pensar; ¡qué calor hace! o ¡qué lluvia cae!, ¿cómo puede ser que la tierra esté tan dura?…

La tercera vuelta Miran el competidor del lado izquierdo y se dice: “pues mira éste, otro igual. “Seguramente habrá nacido con el Don de correr” ¡nos está adelantando, será posible!, “su entrenador le habrá trabajado mejor la musculatura”. ¡Uff, otro que nos adelanta!

En la cuarta vuelta, los atletas empiezan a llegar a la meta. Sin embargo, otros llegan sin respiración, sin fuerzas en las últimas posiciones.

Con la toalla tapándose la cara, estos atletas se preguntan: “¿Qué estoy haciendo mal”. Ya no quedan tantas oportunidades, el mercado está saturado de todo, me estoy cansando, igual no sirvo para esto”. El futuro pinta muy mal, la competencia está mejor preparada, soy demasiado mayor, joven, alto, bajo…, esto ya no es lo que era, antes todo era más fácil. Ya no sé qué hacer más ¡Dios, esto no me puede estar pasándome! ¿Qué tengo que hacer?

———

En los últimos 20 años, durante las sesiones de entrenamientos siempre hago dos preguntas a los equipos comerciales, mandos intermedios, directivos, managers y CEOs:

 1ª ¿Qué es lo mejor que sabes hacer?
Respuesta: Después de un silencio absoluto, empiezan a divagar sobre lo que creen que podría ser.

 2ª Imagina que yo pudiera concederte ahora mismo la HABILIDAD que tú desearas para mejorar tu desempeño ¿cuál elegirías? y ¿para qué la elegirías?
También me encuentro con un silencio absoluto.

 >>>>>   5 PAUTAS CLAVE PARA LLEGAR A LA META:

  1. CONCÉNTRATE EN TU OBJETIVO durante la carrera, no dejes que ningún pensamiento negativo te distraiga.
  1. FOCALÍZATE EN LO QUE HACES BIEN de forma natural (talento)
  1. ELIGE LA HABILIDAD QUE NECESITAS para conseguir el éxito y no pares de entrenar hasta lograr que se convierta en un hábito.
  1. NO CAMBIES DE METAS CADA DOS POR TRES, céntrate en una hasta conseguirla.
  1. Y por favor, EQUIVÓCATE TANTAS VECES COMO HAGA FALTA. Teniendo un objetivo claro de mejora, la equivocación es lo mejor que te puede pasar para perfeccionar tu habilidad hasta conseguir dominarla.

 Aunque las circunstancias sean muy difíciles ¡no te rindas nunca! ¡No te cuestiones si tú vales!  Porque ¡TÚ SÍ QUE VALES!

3 Comentarios
  1. Hola Laura,

    Estoy totalmente de acuerdo con todo lo escrito en tu post. Ciertamente el pobre autoanálisis que el profesional hace de sus competencias, provoca que no sepan qué habrían de mejorar y para qué. Pero lo peor es que nunca se paran a pensar en cual es su principal fortaleza, aquella que les diferencia o que podría hacerlo.

    ¡Enhorabuena por tu trabajo!

    OY

  2. Muy acertado y es que la distancia más corta entre el principio y el final es la línea recta.
    Para caminar por esa línea yo creo que hay que tener claras 2 cosas:
    1.- Cualquier actividad transaccional, en cualquier sector, no es más que relacionarse con personas.
    2.- El que más sabe es el que sabe quien sabe.
    Gracias.

  3. Increible tu descripción !
    Gracias por mandar esta ola de fuerza para seguir y seguir.
    Importantísimo seguir.
    Te envío un saludo Laura.

Deje una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *